Ser trans en 2021 ¿Necesitas algo más que querer cambiarte de género para cambiarte de género?

Vamos a ahorrarte tiempo de reflexión, la respuesta es sí.

Estamos hablando de esterilización obligatoria como billete para poder acceder al cambio de género o de cirugías genitales como requisito indispensable para que tu nombre aparezca en tu DNI. Estos son algunos de los parámetros que las leyes de aquellos países que permiten el cambio de género (no hablemos de los que ni siquiera lo permiten) exigen a las personas trans para poder ser reconocidas libremente. Si crees que hay que irse muy lejos para encontrarse estas situaciones, lo cierto es que esa es la realidad actual presente por toda Europa.

Roy Fernández, un joven trans de 25 años, nos cuenta en esta entrevista cómo le hace sentir esta situación, nos aclara sobre el mito de cómo dirigirse a alguien del colectivo trans sin ser incorrecto: “elle, ella, él”, nos explica cuál es la percepción que siente que los españoles tienen hacia el colectivo trans y nos relata situaciones reales en las que, a día de hoy y lejos de lo que muchos puedan pensar sobre la apertura mental, la diversidad y la libertad del mundo en el que en teoría vivimos, se ha sentido discriminado solo por ser Roy, por ser él.

¿Sabías que la transexualidad fue desclasificada como enfermedad mental por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en junio de 2018 en la undécima edición  de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (CIE- 11).? Tal vez uno de los motivos por los que apenas se conoce este dato es porque la fecha real para su entrada en vigor está fijada el 1 enero de 2022. Es decir, a día de hoy todavía figura como tal y no ha podido cobrar verdadera existencia.

Las personas transgénero de todo el planeta siguen luchando cada día por conseguir vivir en un mundo en el que puedan sentirse libres o, lo que es lo mismo, en el que puedan ser simplemente quienes son.

Las personas transgénero de todo el planeta siguen luchando cada día por conseguir vivir en un mundo en el que puedan sentirse libres o, lo que es lo mismo, en el que puedan ser simplemente quienes son.

Ser una persona transgénero en Lituania es una de las cosas más difíciles de imaginar. Vivo con un miedo constante, hasta el punto de que no quieres estar vivo del todo.

He experimentado mucha discriminación, y el abuso y la violencia se ha convertido en parte de mi día a día” (Persona transgénero, 25, Lituania).

Fuente: Declaraciones del Informe del FRA 2014

Desde La Mirilla Internacional nos hemos asomado para ver cómo es el panorama de los derechos de las personas transgénero en Europa y hemos observado que solo en seis estados está permitido legalmente cambiar de género por autodeterminación tal y como informa la TGEU (Organización de personas Transgénero en Europa), o sea, bastando simplemente la declaración expresa del interesado o interesada.

Esta es sin duda la recomendación desde hace años tanto de la OMS como de otras instituciones internacionales porque defienden que cualquier otra postura supone un atentado directo contra los derechos de estas personas:

Sin embargo, existen países europeos en los que directamente no hay leyes en el sistema que los reconozca ni mucho menos que los proteja.

Y, por supuesto, entre estos dos extremos, se encuentran todos los demás, la gran mayoría. Los cuales aunque sí tengan leyes que amparen los derechos de las personas transgénero y permitan el cambio de género, obligan a estas personas a cumplir una serie de requisitos para poder acceder al cambio (desde informes médicos o psiquiátricos, hasta tratamientos hormonales obligatorios o cirugías).

https://infogram.com/derechos-de-las-personas-trans-en-europa-1h1749vk0qwyl6z?live

“He experimentado humillación, he sido golpeado e insultado por parte de gente que me conoce, y personas que no conozco, pero quería que las personas de mi alrededor aprendieran que soy un ser humano como cualquier otro, y que mi orientación sexual no me hace distinto a ellos. Soy un ser humano, una persona. Estoy orgulloso de ser homosexual, nunca he mentido y nunca lo haré, no importa que precio sea el que tengo que pagar.” (Persona transgénero y homosexual, 29, Bulgaria).

Declaraciones del Informe del FRA 2014.
  • Países “grises”.  En estos países el catálogo de requisitos médicos y psicológicos necesarios para poder realizar el cambio de género es muy variado:  
    • Esterilización obligatoria: todavía vigente en países como Finlandia o República Checa.
    • Intervención quirúrgica obligatoria: exigida en países como Polonia o Ucrania.
    • Tratamiento médico obligatorio basado fundamentalmente en hormonación: presente en España, Estonia, Italia o Lituania.
    • Diagnóstico de salud mental obligatorio: además de los países anteriores, ese requisito es exigido por todos los países grises como Suiza, Suecia, Alemania o Países Bajos hasta un total de 31 estados en todo Europa y Asia Central.

La vida siendo transgénero asusta, siempre estoy en el punto de mira de reacciones negativas y siempre siento que necesito ir con cautela en muchos lugares como el transporte público. Esto implica llevar puesto prendas de ropa de mucho más peso y muy holgadas, me guste o no, lo tengo que hacer por mi seguridad.” (Persona transexual, 29, Reino Unido).

Fuente: Declaraciones del Informe del FRA 2014
  • Países “verdes”. Dinamarca es el pionero de los seis estados “verdes”, según registra la Organización Internacional para los derechos LGTBI de Europa y Asia Central (ILGA). Implementó la autodeterminación como lo único necesario para cambiarse de género en 2014, mucho antes incluso de la modificación de la OMS y sus recomendaciones.  
  • Países “rojos”. Hungría, por su parte, es el país protagonista entre los estados “rojos”. Por si la inexistencia de leyes que protejan a sus ciudadanos y ciudadanas trasngénero no fuera suficiente, en 2020 se aprobó una ley húngara mediante la cual se establecía que el único sexo posible es el biológico asignado en el momento de nacer, sin permitir la posibilidad de cambiarlo en ningún momento. La ILGA lo hacía público evidenciando el peligro y riesgo que este cambio suponía para el colectivo trans.

¿Qué pasa en España?

Cuadro de texto: “Fui a buscar un trabajo. Me lo dieron, pero cuando se pusieron a realizar los trámites burocráticos y vieron mi DNI se dieron cuenta de que era una chica y,  claro,  ellos me habían conocido como un  chico físicamente. Acto seguido me dijeron que no podían contratarme”. Chico trans, 25, España.

Fui a buscar un trabajo. Me lo dieron, pero cuando se pusieron a realizar los trámites burocráticos y vieron mi DNI se dieron cuenta de que era una chica y,  claro,  ellos me habían conocido como un  chico físicamente. Acto seguido me dijeron que no podían contratarme

Chico trans, 25, España.

En febrero de este año se ha presentado un borrador para la nueva Ley trans que ha suscitado mucha polémica.

La esterilización es una aberración, un sinvivir. Para mí sería psicológicamente bestial.

Chico trans, 25, España

Las claves del borrador pueden resumirse en:

  1. Aprobar la autodeterminación como mero requisitito para acceder al cambio de género a partir de los 16 años y desde los 12 siempre que se cuente con el consentimiento de los padres o tutores.
  2. Aprobar la despatologización de manera que no sean necesarios certificados médicos o terapias aversivas para cambiar la documentación de identidad.
  3. Aprobar la participación en el deporte y la presencia en prisiones en función del “sexo registral”.

“Estoy seguro de que habría sufrido más discriminación y abuso si hubiese sido abierto sobre ser trans. Cuando tenía que mencionarlo para realizar gestiones burocráticas, lo hacía, pero salvo mi familia, el personal sanitario o exparejas, nadie sabía que no nací siendo hombre. Entonces, era relativamente sencillo para mí, pero necesitar mantener esto  en secreto para poder hacerlo sencillo, no es una buena situación, no es fácil.”

Hombre trans, 28, Países Bajos. Fuente: Declaraciones del Informe del FRA 2014.

Si bien es cierto que se trata de una ley que pretende regular aspectos muy delicados en tanto que no resulta fácil delimitar fronteras y establecer límites

En este sentido, fijar la edad mínima en 12 años para poder comenzar el procedimiento del cambio de género está siendo algo muy cuestionado por la opinión pública.

https://twitter.com/AlexSanchis_/status/1356744881230778368?s=20

Por otra parte, médicos y psiquiatras han compartido su desacuerdo ante la propuesta de excluir la necesidad de realizar un informe médico antes de un cambio de género. En Redacción Médica, diario especializado, profesionales sanitarios dicen estar a favor de la despatologización, sin embargo, consideran que es fundamental mantener un contacto con expertos que puedan guiarles y acompañarles en el proceso.

Cuadro de texto: “Cualquier persona que toma decisiones como cambiar de sexo y enfrentarse a cirugías u otras terapias tiene que estar muy bien informada y recibir la valoración de un médico.”
(Manuela García,  vicepresidenta segunda del Consejo General de Médicos, España). Fuente: Redacción Médica

Además, ciertos grupos feministas también consideran que esta nueva ley pone en riesgo muchos de los avances logrados tras años de esfuerzo en materia de igualdad y protección para las mujeres.

¿Y tú? ¿Qué puedes hacer?

Con independencia de las diversas opiniones que esta polémica ley esté generando, está claro que la manera de colaborar en esta lucha por la libertad y la igualdad del colectivo trans es en realidad mucho más sencillo de lo que pueda parecer.  Consiste simplemente en ayudar en la tarea de dar visibilidad a la realidad real a la que se enfrentan todavía a día de hoy y contribuir a su integración. Actualmente, aunque tengamos a nuestra disposición todo tipo de medios y formas para adquirir información, el desconocimiento y la ignorancia continúan siendo dos grandes enemigos. Sin embargo, es cierto que combatir esa realidad es una misión que puede estar al alcance de todos y todas.

Con motivo de conseguir esto último, el Centro Nacional de la Igualdad Transgénero estadounidense realizó una campaña en 2016 que desde la Mirilla Internacional hoy queremos compartir con vosotros y vosotras. De esta manera, difundir puede convertirse en un granito de arena.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *